Listar artículos AT-0079/2015

Sedentarismo: combátelo

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

ACTIVIDAD FÍSICA EN EL ENTORNO LABORAL

"La forma física no es solamente una de las claves más importantes para un cuerpo saludable, es la base de la actividad intelectual creativa y dinámica."

- John F. Kennedy -

Por todos son conocidos los innumerables beneficios que aporta la actividad física así como la importancia de llevar una vida activa. Las instituciones gubernamentales insisten en que debemos ser activos y la actividad física nos ayuda a tener una mejor salud, pero la vida es cada vez más sedentaria y los avances tecnológicos parecen favorecer esa inactividad. La primera barrera que solemos encontrar para la no realización de actividad física es no disponer de tiempo.
Si que es verdad que las instituciones están cada vez más sensibilizadas en promover que los ciudadanos realicen y practiquen deporte en su tiempo libre, pero si  incrementamos la actividad en el entorno laboral podremos ayudar a que una persona sea activa y se beneficie de las propiedades de una vida mas activa sin realizar un cambio en su vida cotidiana.
La práctica de la actividad física y deportiva en el ámbito laboral se define como: aquella práctica en la que el empleador favorece y facilita directa o indirectamente que las personas empleadas en su puesto de trabajo puedan llevarla a cabo. 
Existen numerosos estudios que demuestran una clara correlación entre práctica deportiva y mejora de la productividad en el puesto de trabajo. 

¿Qué objetivos conlleva la práctica físico-deportiva en el ámbito laboral?

Vamos  a distinguir entre los objetivos asociados al trabajador y los asociados a la empresa.
A) Objetivos asociados al trabajador:

Mejora de la calidad de  vida. 

Mejorar la satisfacción en  el trabajo. 

B) Objetivos asociados a la empresa:

Mejora el clima laboral.

Mejora de las condiciones de salud de los trabajadores. 

Mejora de la productividad de la organización a través de la  reducción del ausentismo y las bajas laborales.

Utilización de la práctica de actividad física como herramienta para el desarrollo de las políticas de Responsabilidad Social Empresarial.

¿Que beneficios puede aportar una práctica deportiva periódica a las empresas?

Mejora del estado de salud y de la calidad de vida de los trabajadores.

Reducción del ausentismo laboral. 

Mejoras en la capacidad de decisión.

Mejoras en el rendimiento y en la productividad. 

Mejoras en las relaciones de los grupos humanos. 

Aumento de la satisfacción de los trabajadores. 

Ahorro para las empresas. 

Complemento a la compensación del trabajador. 

Visibilidad de la compañía en ámbitos vinculados a la Responsabilidad Social Empresarial.

Etc.

A modo de ejemplo, una de las grandes empresas españolas, de manera conjunta con el Consejo Superior de Deportes, realizó un estudio económico y de producción al implantar un plan de actividad física para los trabajadores ,obteniendo un 94 % de mejora en la salud de los empleados, un aumento de la motivación del 71 %, y sobretodo, se redujo el consumo de medicamentos en un 41 %. A esto, hay que añadirle que la empresa invirtió 220.842 euros en implantar el programa y obtuvo una tasa de retorno de 635.891 euros como consecuencia del aumento de la productividad.

¿Cómo puedo proponer un plan de actividad física para mis empleados/as?

Lo ideal para implantar un programa de actividad física en la empresa, es que cada empresa tenga su centro de fitness o similar, para facilitar la labor a los empleados, pero siendo realistas, hoy por hoy esto es todavía una utopía. Existen varias soluciones o alternativas que pueden funcionar siendo igual de eficaces para el objetivo que se busca,  como por ejemplo:

Establecer convenios con centros deportivos externos y cercanos al puesto de trabajo (a empresa puede obtener precios muy razonables, ahorrándose los costes de construcción y gestión de espacios deportivos).

Promoviendo o creando clubs entre empleados/as de similares aficiones deportivas (club de la caminata; club de atletas; club MTB...).

Realizando periódicamente talleres para fomentar la práctica deportiva y que instruyan al trabajador sobre ejercicios y técnicas de reeducación postura.

Fomentando y colaborando en el patrocinio de competiciones deportivas (por ejemplo, con camisetas de publicidad de la empresa que a su vez puede ser una fórmula que motive a los/as empleados/as a adherirse a la actividad física, obteniendo la empresa un retorno económico en forma de publicidad), suscripciones a publicaciones relacionadas con la actividad física, pagar a los trabajadores  la cuota de inscripción en carreras populares, etc.

 
Fuentes consultadas.
 

Formulario de acceso

Esta web utiliza cookies para mejorar la experiencia de los usuarios, facilitando la navegación por nuestra web. Para saber más sobre el uso que hacemos de las cookies, consulta nuestra Política de protección de datos. Acepto las cookies para esta web.