gif2 carmen

JuntaEx 2019

ESTRÉS TÉRMICO EN EL TRABAJO. CALOR. "¡PÁSAME LA BOTELLA!".

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

vasoAgua

ESTRÉS TÉRMICO EN EL TRABAJO. CALOR.
Con la llegada del verano y las altas temperaturas, aparecen los primeros síntomas de estrés térmico por calor. Esto es especialmente grave en los trabajos al aire libre (agricultura, construcción, etc.).
También hay que tener especial cuidado en trabajos con elementos que desprenden mucho calor pues estas condiciones de trabajo pueden provocar algo más que incomodidad, pudiendo afectar a la seguridad y salud de los trabajadores.
“El estrés térmico corresponde a la carga neta de calor a la que los trabajadores están expuestos y que resulta de la contribución combinada de las condiciones ambientales del lugar donde trabajan, la actividad física que realizan y las características de la ropa que llevan. La sobrecarga térmica es la respuesta fisiológica del cuerpo humano al estrés térmico y corresponde al coste que le supone al cuerpo humano el ajuste necesario para mantener la temperatura interna en el rango adecuado” (Fuente NTP 922).

Para combatir el calor es importante mantenerse hidratado y por esta razón desde PREVEEX lanzamos esta campaña.

EFECTOS SOBRE LA SALUD DE LA EXPOSICIÓN AL CALOR.
El estrés térmico por calor genera varios tipos de riesgos que pueden originar diversos daños a la salud. A continuación se muestran las principales dolencias causadas por el calor.

  • Erupción cutánea: la piel permanece mojada debido a la excesiva sudoración, lo que provoca irritación. Se recomienda secar la piel y utilizar ropa suelta.
  • Calambres: motivados por la pérdida excesiva de sales, debido a la sudoración excesiva o a una ingesta de grandes cantidades de agua sin reponer las sales perdidas con el sudor. Se recomienda beber agua con sales o bebidas isotónicas y descansar en un lugar fresco.
  • Síncope: al estar de pie o inmóvil en un ambiente caluroso durante mucho tiempo, un cambio brusco de postura puede provocar una bajada de tensión y una disminución del caudal sanguíneo que llega al cerebro. Se recomienda moverse o realizar alguna actividad para facilitar el retorno venoso al corazón. En caso de que ocurra, se debe mantener a la persona tumbada con las piernas en alto.
  • Deshidratación: se debe a la pérdida excesiva de agua y electrolitos a través de la sudoración, provocada por una exposición prolongada al calor. Se recomienda beber pequeñas cantidades de agua cada media hora, aunque no se tenga sed. Además de ingerir una cantidad adecuada de sal con las comidas.
  • Agotamiento: se produce cuando existe una gran deshidratación. Puede desembocar en golpe de calor.
  • Golpe de calor: se produce un fallo del sistema de termorregulación fisiológica. El cuerpo utiliza sus defensas en intentar combatir la hipertermia (aumento de la temperatura corporal por encima de lo normal). Puede provocar daños en el sistema nervioso central, riñones, hígado, etc. Es necesaria asistencia médica.
    Consulta la guía del INSSBT “Trabajar con calor” para más información.

 

TRABAJOS QUE SE VEN AFECTADOS POR EL ESTRÉS TÉRMICO POR CALOR

  • TRABAJOS EN SITIOS CERRADOS O SEMICERRADOS
    Con parámetros de calor y humedad elevados, originados por el mismo proceso de trabajo o bien debidos a las condiciones climáticas de la zona si no se dispone de medios para evitarlos.
    Lugares donde el calor y la humedad no son tan elevados pero, sin embargo, se realiza una actividad física intensa o donde se utilicen equipos de protección individual o ropa de trabajo que impida la eliminación del calor corporal.
  • TRABAJOS AL AIRE LIBRE
  • El estrés térmico en los trabajos al aire libre puede ser especialmente peligroso, ya que al tratarse de periodos puntuales, los días de más calor del verano, no suele haber medidas de prevención previstas.

 

MEDIDAS PREVENTIVAS GENERALES:

  • Informa a tu superior si alguna vez has tenido problemas con el calor.
  • Adapta el ritmo de trabajo a tu capacidad de soportar el calor.
  • Descansa en lugares frescos. Si comienzas a sentirse mal, cesa la actividad y descansa en lugar fresco hasta que te recuperes.
  • Es importante ingerir líquidos antes, durante y después de la exposición al sol. Debes aumentar el consumo de agua o bebidas isotónicas, beber frecuentemente y no esperar a tener sed.
  • Evita las comidas grasientas. Come frutas y verduras. Toma sal con las comidas.
  • Evita el consumo de alcohol, las bebidas con cafeína y las muy azucaradas, para disminuir la pérdida de agua y evitar la vasodilatación.
  • Utiliza ropa suelta, de tejidos frescos y colores claros. Protégete la cabeza del sol con sombreros o gorras.
  • Si vas a coger el coche, intenta conseguir una adecuada temperatura interior, ya que conducir con una temperatura elevada puede causar somnolencia

MEDIDAS PREVENTIVAS ADICIONALES PARA TRABAJOS AL AIRE LIBRE, EN VERANO Y ESPECIALMENTE EN DÍAS DE MUCHO CALOR

  • Utiliza pantalones largos y camisas de manga larga, no ajustados, de tejidos finos y colores claros, además de sombreros o gorras, para protegerte de la radiación solar y minimizar el riesgo de sufrir cáncer de piel.
  • Presta atención a la previsión meteorológica para planificar el trabajo.
  • Realiza las tareas que requieran un mayor esfuerzo físico en los momentos de menor calor de la jornada de trabajo.

 

MEDIDAS PREVENTIVAS A ADOPTAR POR EL EMPRESARIO

  • No esperes a que tus trabajadores muestren molestias para actuar.
  • Proporciona formación e información a tus trabajadores sobre los riesgos, efectos y medidas preventivas, para que sepan reconocer los primeros síntomas de las afecciones del calor, tanto en ellos mismos como en sus compañeros, y aplicar los primeros auxilios cuando sea necesario.
  • Permite un periodo de adaptación para que los trabajadores se aclimaten al calor de acuerdo al esfuerzo físico que vayan a realizar.
  • Planifica el desarrollo de las tareas de modo que las actividades más intensas se realicen en las horas de menos calor.
  • Establece rotaciones de personal para reducir el tiempo de exposición al calor
  • Permite que tus trabajadores controlen su ritmo de trabajo
  • Fomenta el trabajo en equipo, evitando los trabajos individuales
  • Garantiza a tus trabajadores una vigilancia de la salud especifica
  • Protege la zona de trabajo del sol, dispón de sitios de descanso frescos y permite a los trabajadores descansar cuando lo necesiten.
  • Proporcionar agua fresca y concienciar a los trabajadores para que la beban con frecuencia.

 

 

#creexcelencia

Formulario de acceso

Esta web utiliza cookies para mejorar la experiencia de los usuarios, facilitando la navegación por nuestra web. Para saber más sobre el uso que hacemos de las cookies, consulta nuestra Política de protección de datos. Acepto las cookies para esta web.